Costes VI: Liq. por nº orden en producto valorado a Medio



En un post anterior, Costes V: Liq. por nº orden explicamos cómo alterar la liquidación de los movimientos de producto. Vimos que esa alteración en la liquidación alteraba también el coste de la salida realizada (de hecho, ese era el propósito del ejemplo que hicimos). El ejemplo con el que ilustramos el post era de un producto valorado con el método de valoración de existencias FIFO. Vimos que la última salida que registramos no tomaba el coste de la entrada que le hubiera tocado según el FIFO, sino que cogió el coste de la entrada que a nosotros nos interesó.
El método FIFO asigna a una salida el coste de una entrada, igual cómo lo hace también el LIFO, el Estándar o el Especial. Usando el campo adecuado, hicimos que en vez de coger el coste de la entrada que le tocaba, cogiera el de otra entrada distinta, pero aún así, poca cosa cambia respecto al concepto que estos métodos de valoración de existencias.

Pero con el Medio... ¿qué pasa con el Medio? ¿Qué ocurriría si realizáramos los mismos ejemplos con un producto valorado a Medio? Alteramos la liquidación. Vale, muy bien. Pero en teoría no deberíamos alterar los costes, puesto que en el método de valoración de existencias Medio, el coste que se le da a una salida no es el coste específico de una de las entradas. Se le da más bien el coste medio existente a la fecha de la salida, del modo explicado en el primer post de la serie de costes: Costes I: Métodos de Valoración de Existencias.

Veamos con un ejemplo qué efecto tiene el uso del campo "Liq. por nº orden" en un producto valorado según el método de valoración de existencias Medio.



Cómo se puede ver en la imagen, se han realizado 3 entradas, una con un coste unitario de 10, la segunda con un coste unitario de 10,5 y la última con un coste unitario de 11. El coste medio actual, tal y como se puede ver en la ficha del producto es 10,42.
Entonces, una salida liquidada contra la última de las compras, ¿qué coste tomará? ¿El coste medio actual del producto? ¿O el coste de la entrada seleccionada?

Hagamos la prueba y lo veremos:

El coste ha sido el de la entrada seleccionada. Además, si nos fijamos en el nuevo coste unitario en la ficha del producto, veremos que éste se ha actualizado, de modo que la parte de la entrada que ha salido liquidada de este modo no ha sido tenida en cuenta en el cálculo del coste unitario del producto.

Este comportamiento es adecuado para el supuesto planteado en el post anterior. Hacíamos una compra de urgencia más cara de lo habitual. Sabíamos que la venta posterior tomaba el stock de esta compra de urgencia, de modo que queríamos reflejar esa situación para que el beneficio en esa venta fuera el correcto.
Y en este caso, así es, la venta toma el coste de esta última entrada, de modo que el beneficio será el correcto, y además, esta compra de urgencia no nos ha alterado el coste medio del producto. Perfecto.

Cristina Nicolàs
Dynamica
Related
Recommended